Robert Rodríguez, Rita Moreno, Dolores Huerta y Más en la Conferencia NALIP 2012

By Jordi Ortega for Univision 34

Explosión de optimismo. Proyectos de alto voltaje. Sobredosis creativa.

Suena a crítica de la última película de Robert Rodríguez. Pero en verdad son intentos de describir el fenomenal grado de motivación, contactos e ideas que sacudieron a los asistentes a la conferencia del cine latino Nalip 2012, celebrada en Universal City bajo el auspicio de Time Warner Inc., The National Latino Media Council y un ejército de más de 50 organizaciones más, bajo el título:Diverse Voices, Universal Content (Voces diversas, contenido universal).

Lo más radical sucedió al principio y marcó el tono de todo el evento.

Estamos en el piso 21, donde sólo hay un punto de entrada o salida. Más de 100 personas se concentran en un gran salón. Son actores, productores, directores y otros cineastas. Los cristales están empañados. Afuera, la lluvia azota las ventanas. Están a la espera de escuchar al director de cine de acción Robert Rodríguez. La expectativa crece. Hasta que el cowboy del cine independiente finalmente aparece con su típico sombrero negro. Y en ese momento, el director de Machete empieza a ametrallar a la audiencia con una balacera de optimismo.

“Espero que fracasen”, dijo, dejando al público atónito. “Espero que fracasen, porque entre las cenizas del fracaso se encuentra la llave del éxito”, proclamó el director deDesperado, dando un giro total a la mentalidad catastrofista que aún flota en la industria, sobre todo para los que están empezando.

El momento es tribal.

La leyenda de Robert Rodríguez está atada a la película El Mariachi. Lo que empezó como una película de $7000 dólares rodada con su amigo, el actor mexicano Carlos Gallardo, con la intención de hacer un demo tape, correría un destino muy diferente al de irse directa al mercadostraight-to-video (directo a video). Columbia Pictures compró los derechos, catapultando a su director a la fama y momificándose para siempre en cinta de culto.

Rodríguez venía con mucha munición. Hasta citó a Winston Churchill: “El éxito es la capacidad de ir de un fracaso a otro sin perder entusiasmo”, afirmó. “Cada mañana deberían decirles: ‘quiero ser independente’ porque de otra forma, ningún proyecto avanza”.

De niño, alguien le dijo que la mayoría de personas son técnicas o creativas, pero que si siendo creativo logras también dominar lo técnico eres “imparable”. El director de la saga de Spy Kids siguió el consejo a quemarropa. Desde aprender a manejar una cámara de 16mm hasta producir y dirigir películas convirtiéndose en uno de los precursores del cine digital y 3D.

Simultáneamente las balas volaban en Twitter. Los asistentes, poseídos por la adrenalina, transcribían uno tras otro los mensajes alentadores de Rodríguez en @Nalip2012. “Piensen que son como los bienes raíces”, dijo, y añadió que como productores tenemos que preguntarnos cómo atraer a gente a nuestro campo y hacer que compren. Nadie parte de zero, dio a entender Rodríguez, porque todos tenemos ideas valiosas.

La sala era una olla a presión. Si llega a venir Machete, nadie se escapa vivo. Una vez un ejecutivo de Hollywood le preguntó a Rodríguez por qué tantos personajes en sus películas tienen nombres hispanos, a lo que él respondió que porque se basan en miembros de su familia, rematando: “no hace falta ser británico para ver películas de James Bond”.

El dueño de Troublemaker Studios desenfunda de nuevo ordenando a la audiencia pensar en grande : “Tenéis que esperar más de vosotros mismos”, dijo, subrayando que en este negocio hay que pensar en grande. Para muestra un balazo. En los próximos meses inaugurará su propio canal de cable, El Rey Network, para el cual invitó a los asistentes a enviarle sus películas para su difusión. La cadena se centrará en la audiencia latina de segunda y tercera generación que habla mayoritariamente inglés, igual que sus cinco hijos, para los que “no hay nada en televisión que refleje quienes son”, recalcó Rodríguez.

Otra lección. La clave del éxito es mantener una actitud positiva. Y también ser pacientes. De hecho, el personaje de Machete se le ocurrió en los noventa y en aquel entonces ya le dijo al actor Danny Trejo que un día escribiría una película para él entorno a este personaje. “Mi idea del éxito es hacer cosas que son sinceras conmigo mismo aunque poca gente las vea”, declaró.

Dicho esto, se desvaneció sin dejar rastro. FADE TO BLACK.

Después de tan brutal charla era como para decir: OK, ya nos podemos ir. Sin embargo, Rodríguez resultó ser sólo uno de los muchos platos fuertes que el banquete de Nalip 2012 nos tenía reservados.

Muchos productores dan su primer paso en el cine a través del documental. Esas historias reales que te atrapan y te permiten vivir un trozo de las vidas de otros. El problema es que suelen ser muy difíciles de terminar porque te ponen el corazón en un puño. ¿La solución? Ir a la doctora. A la doctora de los documentales.

Fernanda Rossi impartió un seminario revitalizante enfocado en cómo vender tu documental y cómo conseguir dinero para hacerlo. Dijo que tienes que tener las ideas claras y ser alguien con quien es fácil trabajar, un consejo que se puede aplicar a todas las profesiones. También remarcó la importancia de escribir propuestas y editar trailers que se enfoquen en la historia y en los personajes. Pero dijo que aún era mejor realizar el pitch en persona a ser posible, eso sí, viendo cuando es buen momento. Consejo del que tomó buena nota el productor de Puerto Rico Juan Dávila, en busca de distribución para su filme Compañeros de Lucha.

Otro tema que arroyó en @Nalip2012 fueron los reality shows. El mensaje positivo que varios expertos proyectaron se podría resumir así: ¡mandennnos sus ideas! Primero, tener un buen personaje. Segundo, que éste nos muestre su mundo. Tercero, que haya conflicto, mucho conflicto. Éstos son los ingredientes indispensables para fabricar un buen reality show, destacó

Donna Michelle Anderson, jefa de contenidos del canal BET. Más conocida en los círculos como “DMA”, afirmó estar muy interesada en trabajar con productores de minorías, lo cual sonó como canto de sirenas para un público hambriento por producir.

Kathleen Finch, ejecutiva del canal HGTV, especializado en temas del hogar, indicó que ellos también siempre están buscando nuevas ideas. Así que si tienes una buena idea pero no cuentas con la infraestructura de una empresa para producir un programa, “te podemos conectar con un productor experimentado”, afirmó.

Se refería a alguien como Jim Berger, CEO de High Noon Entertainment que empezó de camarógrafo y ha construido un imperio de más de 500 trabajadores que crean reality shows para una docena de networks. Berger hizo una disección de cómo funcionan los realities y se mostró apasionado acerca del mercado latinoamericano.

Parecían tres conferencias en una. Por un lado se hablaba del tradicional studio system,  que muy pocos consiguen penetrar. Por otro lado se hablaba del modelo independiente, del que Rodríguez es el enfant terrible. Sin embargo, un tercer camino cuya expansión parece imparable, el de los contenidos online, provocó un torrente de buzz, o interés.

Con una armada de tres ejecutivos y una estrella de Internet, la compañía YouTube desembarcó en Nalip a lo Call of Duty, como si de la batalla de Normandía se tratara. Su misión: dotar a los asistentes de un arsenal de consejos para ganar dinero en esta plataforma. Entre el público, jóvenes productores toman nota y teclean en su iPad, como Elaine Alaniz, productora de la divertida webnovela de amores I once was lost.

Al principio de la televisión había menos de 10 canales. Al principio del cable, unos 100. Y ahora en YouTube se están gestando los próximos 1,000 canales, explicó dando una pincelada histórica Rodrigo Paranhos Velloso, jefe de contenido Hispano y latinoamericano de YouTube. La empresa es un verdadero monstruo. 4 mil millones de visitas al día. 60 horas de contenido “subido” por los usuarios cada minuto. 1 de cada 15 personas en el mundo viendo videos. Y algo que acabo de descubrir: YouTube es el segundo buscador más grande de Internet después de su primo hermano, Google.

Éstas son sólo algunas de las estadísticas compartidas por Bibiana Letie, manager para América Latina del YouTube Content Partnership, el programa que conecta a los generadores de contenidos con esta compañía. Así es cómo funciona. Tú subes tus videos a YouTube y Google coloca antes, debajo, o al lado de ellos anuncios de empresas que lidian con la misma temática. A cambio, el usuario recibe aproximadamente el 50% de los ingresos por publicidad. Toda esta información es pública, sólo hay que leerla.

Y para encarnar esta promesa, allí estaba Chris Thompson, más conocido en la red como SupRicky06, que vive una “vida loca” en su canal de YouTube gracias a su parecido a Ricky Martin, a su talento como músico y a muchas horas de dedicación. Sus videos han sido vistos más de 30 millones de veces y Chris cuenta ya con más de un cuarto de millón de suscriptores. Y contando. Verlo en carne y hueso, sentado entre los ejecutivos de YouTube, era surreal.

“YouTube es libertad”, dijo. “Es mucho trabajo,” confiesa. “La gente cree que te conoce” y “una vez que se convierte en tu trabajo a tiempo completo no puedes parar, tienes que ir haciendo crecer tu audiencia”, explica, aclarando que llegando a este punto es crucial subir nuevos videos semanalmente con disciplina militar.

Hasta los gigantes mediáticos mantienen una fuerte presencia en YouTube. Es el caso del canal Novelas y Series de Univision, con casi 50,000 subscritores, más de 20,000 videos, y más de cien millones de visitas para, entre otros, ver episodios de la telenovela La Hija del Mariachi en cualquier momento. YouTube está creciendo tan rápidamente que dentro de él se están formando sus propios networks. Todo está cambiando, literalmente, mientras lees esto.

“La indústria necesita nuestras voces y perspectivas para llegar a nuestro mercado,” anunciaba en una carta a los asistentes María Agui Carter, jefa de la junta directiva de NALIP. “En algún lugar entre estos pasillos se encuentra la información y los socios vitales para tu desarrollo profesional y para tu éxito” pronosticaban Frank Bennett Gonzalez y Juan Carlos Zaldivar, co-cabezas del evento. Y a por esas oportunidades se lanzaron todos los asistentes.

Uno de los rincones con más acción en Nalip son sus vibrantes pasillos, donde entre ponencia y ponencia se cuecen proyectos, se forjan nuevas amistades y se solidifican lazos. En uno de ellos me topo con Jovanny Venegas, que el año pasado estaba cubriendo el evento como reportero y que este año aterrizó con una película bajo el brazo en la que actúa ni más ni menos que junto a Kate del Castillo (K-11).

Aquí las tarjetas profesionales vuelan. Nalip es la mejor escuela de cine. Y si no, que se lo digan a Ernesto Roche, un director de tan sólo 19 años, sin miedo a jugar con la cámara ni con las emociones de sus actores y de la audiencia de sus cortometrajes experimentales,visibles en su página de Vimeo. Me lo encontré fungiendo de voluntario. Así le fue su tercera conferencia: “En mi primer año conocí a un par de personas (como el actor Ricardo Cisneros) con las que acabé trabajando. NALIP te da este tipo de oportunidades pero también tienes que contribuir tú, permitiendo que te sucedan“. A este apasionado de Kubrick y Lynch hay que seguirle la pista.

Los pasillos de Nalip son literalmente una pasarela de talento. Miro a la derecha y veo a la actriz peruana Q'orianka Kilcher, que interpreta a Pocahontas en el film The New World, y que me habla de su organización de defensa de la naturaleza On-Q Initiative. Miro a la izquierda y allí está Gina Rodríguez, la estrella del éxito del Festival de Sundance, Filly Brown. Por delante pasa un joven cinematógrafo del país vasco, Álvaro Martín Blanco, con un reel de trabajos brillante. Se le cruza el compositor Álvaro Morello, ávido creador de melodías para programas y films. Haciendo conexiones sin parar se encuentra Camilo Lara Jr., con un pié en producción y otro en el management de talentos. Y por detrás, se toma una copa con su productora el joven director Gustavo Guardado, con un tierno film bajo el brazo de un asiduo a los videojuegos que se enamora (Love, Concord), cinta para la que buscan distribución. “Le di mi tarjeta y el poster de la película al asistente de Robert Rodríguez”, explica Guardado, que también es fan del libro de Robert Rodríguez, Rebel Without a Crew, la bíblia del cine independiente. Que la suerte te acompañe.

Otro rol recurrente en la conferencia de Nalip es el actor Luís Deveze, estrella de la versión para el mercado hispano del popular comercial donde se ve a todos los trabajadores del network de Verizon caminando. Justamente, este experto del networking, nos explica que la conferencia “es una terápia profesional muy efectiva”, además de una mina de oro de nuevas amistades y contactos.

Le pregunto acerca de su profesión, la profesión de los más valientes en esta industria por estar siempre a tiro de las críticas de los demás. ¿Lo más difícil de ser actor? “Convencer a los directores de casting, a los agentes y quien quiera que juzga tu talento” de que puedes darle vida a los personajes, explica. Su sueño es el mismo que su objetivo profesional: “Llegar a ser uno de los mejores actores mexicanos de la historia (…) Que las películas en las que participe tengan un impacto que sea benéfico para el ser humano. ¡Utilizar mi talento en beneficio del bien común!” Con su talento, a la vista de todos en su reel en YouTube, nada le puede parar.

Como siempre, la gala final de la conferencia de Nalip fue inolvidable. En la alfombra roja la cantante de punk y escritora Alice Bag, autora del libro autobiográfico Violence Girl, comenta que si ella lo ha conseguido, nosotros también podemos transformar experiencias negativas en arte. El actor y activista Jerry Velasco, sosteniendo el premio de Nalip a una vida al servicio de la comunidad, pidió emocionado: “Cuando llegues a la cima, ayuda a otra persona”. Y recordó a quien fue su figura protectora, el actor Ricardo Montalbán.

Un proyectil directo al corazón, la película Aquí entre nos, que narra con humor la tragedia de los matrimonios en los que se acaba el amor, le otorgó a la directora Patrícia Martínez de Velasco el Estela Award patrocinado por McDonald’s.

Un momento de un magnetismo increíble fue cuando tres mujeres legendarias compartieron el escenario: la cofundadora junto a César Chávez del sindicato Trabajadores Agrícolas Unidos de América, Dolores Huerta; la ganadora de todos los grandes premios de actuación, incluyendo el Oscar, Rita Moreno; y la prolífica Lupe Ontiveros, que se ha convertido en el alma de la gran cena del cine latino.

¿Qué le diría usted a los jóvenes cineastas lastinos? le pregunté a Huerta: “Que cuenten nuestras historias”, contestó, recordándonos que no hay que dejarse intimidar por situaciones racistas y que hay que estar orgullosos de nuestras raíces. 

Refrescar momentos de tal intensidad emocional fue la misión del actor, escritor y poeta Joe Hernández-Kolski, que presentó la gala y que causó un estruendo de carcajadas con su interpretación de un pandillero refinado.

El momento más estelar lo protagonizó Rita Moreno, que con la lista de créditos más larga que jamás he visto en IMDB, recibió un premio por sus casi 70 años de carrera como actriz. La forma como expresó su agradecimiento fue eterno, o como se dice en inglés, “larger than life”. “Llegué a odiar el color oliva de mi piel y mi cabello rizado”, confesó la estrella. Explicó que tuvo grandes dificultades para encontrarse a sí misma como puertorriqueña viviendo en Nueva York, y como latina en un negocio donde todo el mundo te intenta moldear. Recordó que la noche en que recibió el Oscar por su papel de Anita en West Side Story “el barrio” se quedó en silencio, antes de explotar de emoción. “She did it!” la gente exclamó. “We did it!” ella sintió. Rita did it… in America.

Las despedidas en Nalip toman tiempo. Primero varias horas de baila. Cientos de fotos tomadas con amigos en la alfombra roja. Juramentos de colaborar en futuros proyectos. Afterparty hasta la madrugada en una habitación de cuyo número no puedo acordarme. Hoy en día a cualquier campaña de publicidad la hace un movimiento. Pero como dice Mónica Jaramillo, responsable de márketing del evento, la conferencia de Nalip sí que es verdaderamente un MOVIMIENTO en mayúsulas. Al final, los desconocidos se convirtieron en colegas, los colegas en amigos y los amigos en familia.